miércoles, 5 de noviembre de 2008

Tandrèmo!

No confíes en ellos.
Llegarán un día y te llamarán por tu nombre.
Descansarán sobre tus hombros el peso de su trabajo.
Mantente alerta, tu piel podría ser sólo una historia en una pared, al fondo de un vacio local en una playa del Índico.