domingo, 9 de enero de 2011

Una preferencia

A nosotros nos ocurre algo parecido a José de Almada Negreiros: preferimos enemigos de verdad a admiradores sin puntería.