miércoles, 14 de marzo de 2012

La cultura como capital simbólico

Fragmento del libro "Capital financiero, propiedad inmobiliaria y cultura", de David Harvey y Neil Smith.

Harvey parte de concepto de
renta monopolista para definir la posición de los actores dominantes en el espacio urbano-regional: aquellos que poseen el capital suficiente para instalarse en lugares nodales de la globalización y obtener del sector público las inversiones necesarias en capital fijo para que estos lugares, ciudades más o menos globales, sean competitivos.

[...] "Y si el capital no pretende destruir por completo la excepcionalidad que constituye la base de la apropiación de rentas monopolistas (y hay muchas circunstancias en las que no ha hecho otra cosa), entonces debe apoyar una forma de diferenciación y permitir procesos culturales locales divergentes y en cierta medida incontrolables, que puedan ser antagonistas con respecto a su propio funcionamiento sin sobresaltos. En el interior de tales espacios es donde puede formarse todo tipo de movimientos de oposición, incluso presuponiendo, como suele suceder, que los movimientos de oposición no estén ya firmemente arraigados allí. El problema para el capital es encontrar formas de cooptar, subsumir, mercantilizar y monetizar tales diferencias en la medida justa para poder apropiarse de las rentas monopolistas resultantes. El problema para los movimientos de oposición es utilizar la validación de la particularidad, la excepcionalidad, la autenticidad, la cultura y los significados estéticos de manera que abran nuevas posibilidades y alternativas, en vez de permitir que sean utilizadas para crear un terreno más fertil para la extracción de rentas monopolistas por parte de quienes tienen el poder y la inclinación compulsiva para hacerlo. Las luchas generalizadas pero habitualmente fragmentarias que se desarrollan entre la apropiación capitalista y la creatividad artística pueden llevar a un segmento de la comunidad, preocupado por la cuestiones culturales, a tomar partido en favor de una política opuesta al capitalismo multinacional."