viernes, 13 de marzo de 2015

La destrucción de la creatividad (Toni Negri)

Extraemos del libro "Arte y Multitudo. Ocho Cartas" de Toni Negri este fragmento de la Carta a Carlo escrita el 5 de diciembre de 1988 en un intento de análisis de la posmodernidad:

[...] Es un juego sin sentido, la imaginación se persigue. Las conexiones significativas no se prohíben, se inhiben. La impotencia no es el efecto nulo de algo que aspiraba a la potencia, sino la cualidad primaria, radical, de la producción. El mercado, su poder, han absorbido toda potencia para evacuar la posibilidad de que devenga singularidad, de que tenga valor para alguien o algo. De que produzca. La creatividad es suprimida. La impotencia es la materia del hablar, del comunicar, del hacer. No la nada sino la impotencia. La gran máquina circulatoria del mercado produce la nada de la subjetividad. El mercado destruye la creatividad. La potencia es suprimida. Pero ni siquiera esto es suficiente para determinar catástrofe y definitiva implosión: sin medida y sin esperanza, sin dirección y sin ritmo el tiovivo continúa dando vueltas, enloquecido, una pantalla de televisión dominada por un ferocísimo "zap", entre mil canales. No solo destruye la imagen, sino la imaginación. Ya no hay memoria; se ha vuelto imposible por la evacuación del deseo, de la racionalidad, de todo proyecto de la singularidad. La traición, así como la falsificación, se convierten en moral allí donde se da la ausencia de memoria. Así, la máquina funciona y devora toda realidad. Esa es su verdad. Verdadera es la máquina, aunque vacía, indiferente, carente de justicia. [...]