miércoles, 29 de julio de 2015

Guardianes impotentes de la historia

Peter Pál Pelbart, en su "Filosofía de la Deserción (Nihilismo, locura y comunidad)" analiza diferentes textos de Nietzsche y Deleuze sacando conclusiones como esta:

"La interpretación del pasado, de cualquier modo, siempre debe venir de una fuerza del presente, y a la vez, de una lucha contra el presente. El juicio histórico debe ser una preparación, una limpieza de terreno para lo que se está construyendo, para aquello que el instinto creador tiene capacidad de engendrar. De ahí esa oposición, en un cierto momento, entre la historia como un ejercicio científico, insulso, neutro, objetivo, y el arte como la creación en el presente. Y es sólo si la historia soporta ser transformada en obra de arte, en creación, que puede despertar los instintos, y ya no aniquilarlos. Sólo si dejamos de comportarnos con la historia como si fuéramos eunucos que la miran de modo castrador y castrado, que la vigilan para que de ella no salgan más que historias, sólo si dejamos de ser esos guardianes impotentes, es que de ella podremos liberar, en lugar de historias, acontecimientos. De un lado está la historia, del otro, los acontecimientos."

El libro completo se puede descargar en este link.