miércoles, 18 de julio de 2018

Arte y Chamanismo: técnicas arcaicas del éxtasis

Terence McKenna realizó durante años un intenso ejercicio para documentar la historia de la psiquedelia a través de la cultura humana, gracias a sus viajes y estancias en la selva colombiana durante los años 70. De esta forma reunió valiosa información sobre el empleo de sustancias psicoactivas por el ser humano y publicó diferentes libros en los años 90.

Hoy nos centramos en su libro "El manjar de los dioses: Una historia de las plantas, las drogas y la evolución humana" (que se puede descargar aquí) del cual compartimos algunos fragmentos en relación al Arte y el Chamanismo, esas técnicas arcaicas del éxtasis (que diría Mircea Eliade):

"La revolución lingüística del siglo XX -afirma el antropólogo de la Universidad de Boston Misia Landau- es el reconocimiento de que el lenguaje no es únicamente un instrumento para comunicar ideas acerca del mundo, sino más bien, en primer lugar, un instrumento para crear el mundo. La realidad no se "experimenta" o "refleja" simplemente en el lenguaje, sino que por el contrario es producida por este".

Desde el punto de vista del chamán psicodélico, el mundo da la sensación de estar más en el seno de una metáfora o un cuento, que en cualquier senda relacionada con los leptones y los bariones de los que hablan nuestros sumo sacerdotes: los físicos. Para el chamán, el cosmos es un cuento que se hace realidad a medida que lo contamos y se cuenta a sí mismo. Esta perspectiva implica que la imaginación humana puede tomar el timón del estar en el mundo. Libertad, responsabilidad personal y una conciencia humilde de la verdadera talla e inteligencia del mundo se combinan en este punto de vista para constituir una base sólida a la hora de vivir una auténtica vida neoarcaica. Una veneración por, y una inmersión en, los poderes del lenguaje y la comunicación son los fundamentos de la senda del chamán.

Esta es la causa por la que el chamán es el lejano ancestro del poeta y del artista. Nuestra necesidad de sentirnos parte del mundo parece exigirnos que nos expresemos a través de la actividad creativa. La fuente definitiva de esta creatividad está oculta en el misterio del lenguaje."




No hay comentarios: